20.9 C
Chachapoyas
miércoles, mayo 22, 2024

Cartas a mi pueblo

De los grados falsos y otras falsedades

Por.- Manuel Yóplac Acosta

Carta 914

(03/04/2023)

Se ha armado un escándalo sobre la autenticidad o no de los grados académicos de magister y doctor de la actual Fiscal de la nación.  Este y muchos casos más que se conocen públicamente, y seguramente, -miles de otros casos que no se hacen noticia-, nos llevan a interrogarnos: ¿por qué el humano ansía tanto tener títulos, grados, diplomas, etc.?

Hoy en día, creo, que la mayoría de nuestra acción humana se mueve en función al tener y no al ser. En la educación formal, por ejemplo, desde el nivel primario se ha instrumentalizado el conocimiento; así, desde pequeños buscamos: notas aprobatorias, primeros puestos, tercio superior, diplomas de reconocimiento, grados de reconocimiento, documentos de felicitación, etc.; y con el pasar del tiempo, esta instrumentalización, pasa del simple hecho de aprobar un curso, pasar un grado, terminar un estudio, ascender en un puesto laboral, etc.; a una despersonalización del ser humano, que creo es, el problema central.

En este contexto, la sociedad vigente ha planteado la meritocracia (tener méritos) como indicador para ser elegido, situación que crea la masiva producción de personajes y no de personas, pues, hay gente que tiene “currículo como cancha” a costa de hasta su dignidad. A primera vista, la meritocracia pareciera ser justa, sin embargo, dado que la meritocracia se juzga por papeles sellados y no necesariamente por las habilidades y la moral, termina siendo corruptora de la sociedad y enajenadora del ser humano, pues, los papeles sellados que van acompañados normalmente por un nominalismo, se convierten en fetiche, en medida que se rinde culto a la personalidad otorgada por dicho papel; un ejemplo claro de esto es el “doctorismo”, es decir, no llamar a la persona por su nombre sino por doctor o doctorcito.

Así, la fábrica de documentos sellados, firmados o publicados se convierte en un lucrativo negocio; una nueva industria que es alentada gracias a una falsa meritocracia; un nuevo negocio que hace “bien” a unos pocos pero que hace daño a muchos va en crecimiento galopante. En esta lógica, incluso se han creado muchas instituciones, como es el caso de las “universidades bambas”.

Finalmente, se dice también, que la Fiscal de la nación ocupa ese cargo gracias a que sumaron puntos a su favor los dos grados otorgados por una universidad que ya ni si quiera tiene licencia de funcionamiento, pero la fiscal no parece ni si quiera avergonzarse por ello, después de todo reza el dicho “la vergüenza pasa, pero los beneficios quedan”, ética que mata a las instituciones y a las propias personas; ética que debemos cambiar.

Imagen: Carlin

- Espacio Contratado -

Stay Connected

79,892FansMe gusta
26SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Gobierno decidió crear la Reserva Indígena Sierra del Divisor Occidental en las regiones de Loreto y Ucayali

Luego de casi 20 años, el Gobierno peruano tomó la decisión de crear la Reserva Indígena Sierra del Divisor Occidental, en las...

OPS elige al Perú como país sede para las celebraciones del Día Mundial del Donante de Sangre

En conmemoración del 20 aniversario del Día Mundial del Donante de Sangre, este 2024, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) eligió...

Helados D’onofrio recolectará 20 toneladas de residuos aprovechables en los próximos cuatro años

Helados D’Onofrio, líder en el sector de helados en el Perú, sigue reforzando su compromiso con la sostenibilidad ambiental. En esta oportunidad,...

Presidente de SERVIR llama a miembros de la CAN a defender la reforma del Servicio Civil

Durante la 42.° sesión de la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción (CAN), el presidente ejecutivo de la Autoridad Nacional del Servicio Civil...

¿Qué debes hacer si pierdes o te roban tu celular?

 Nadie está a salvo de ser víctima de un robo o perder el celular en un descuido, incluso siendo siempre cuidadoso con su smartphone. Si eso ocurre,...