17.2 C
Chachapoyas
sábado, junio 22, 2024

Que el sonido de tus avellanas, no contaminen la alegría de todos

Cartas a mi pueblo

Por.- Manuel Yóplac Acosta

Carta 892

02/11/2022.

Vivir en ciudad implica convivir -y ello conlleva necesariamente- a buscar el bien común. Uno de los problemas frecuentes de vivir en ciudad es la contaminación auditiva o sonora.

En la ciudad de Chachapoyas -y en tantos otros lugares- un indicador de esta contaminación auditiva se evidencia en el estruendo que genera al reventar una avellana.  La avellana es usada -seguramente- como forma de hacer saber a los demás que algo se celebra. Avellanas en fiestas santas, avellanas en fiestas de barrios, avellanas en fiestas de cumpleaños, avellanas en fiestas de patronales, avellanas en aniversarios, avellanas en fiestas de carnaval, avellanas en campañas electorales, avellanas hasta en velorios, etc.; es decir, avellanas por aquí y avellanas por allá hacen de la ciudad un continuo lugar de sonidos artificiales.

No es que estemos en contra de las fiestas o de la alegría, estamos en contra de la contaminación sonora y las consecuencias que ello acarrea. A continuación, señalo solo cinco razones para rechazar el uso de la avellana como algo bueno: Primero, el sonido de las avellanas interrumpe el sueño de los bebés. Segundo, el sonido de las avellanas asusta a muchos niños. Tercero, el sonido de las avellanas interfiere en muchas tareas de muchas personas. Cuarto, el sonido de las avellanas asusta a la mayoría de los perros. Quinto, el sonido de las avellanas asusta a las pocas aves de la ciudad, etc. Sin embargo, el problema de las avellanas no es solo con el sonido, hay también como consecuencias, otros problemas como: sexto, contaminación atmosférica por su contenido químico tóxico; séptimo, al caer los componentes del artefacto pirotécnico a fuerza de la gravedad podría causar heridas a personas o cosas; octavo, al caer los restos sobre un techo frágil o lugar inflamable podría causar incendios; noveno, al lanzarse mal podría ir directo al cuerpo u objetos pudiendo causar daños en su impacto o explosión; décimo, al mal lanzarse podría lastimar al propio lanzador de las avellanas, etc.

En consecuencia, consideramos que es normal que las costumbres formen parte del vivir de las sociedades y pueblos, pero hay malas costumbres que deberían erradicarse, una de ellas -y a mi criterio- es la de reventar avellanas a diestra y siniestra sin tomar en cuenta las reales y posibles consecuencias, tanto para los humanos como para la naturaleza. En este sentido, hace falta suprimir o regular su uso local. Las autoridades municipales, del Medio ambiente y el de la policía -en este caso- son las llamadas en primera instancia a ello. Existen leyes y normas vigentes sobre los niveles de decibeles y otras tantas leyes y normas; así como existe, la consciencia y el sentido común de prevenir y hacer de las ciudades lugares menos contaminados, más equilibradas y más acogedoras, ¿no consideran así ustedes?

- Espacio Contratado -

Stay Connected

79,892FansMe gusta
26SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Empleos generados por exportaciones cayeron -12%

El número de empleos vinculados a las exportaciones –entre directos, indirectos e inducidos– fue de 228 mil 979 en abril pasado, presentando una disminución...

Instituto Nacional de Rehabilitación brindó más de 1500 atenciones en consulta médica a pacientes con diagnóstico de lesión medular

En el mundo hay más de 15 millones de personas con lesiones medulares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las...

Valdivieso Payva: “La reforma del Servicio Civil busca ordenar y optimizar la administración pública”

“La reforma del servicio civil, bajo la rectoría de la Autoridad Nacional del Servicio Civil - SERVIR, tiene como objetivo ordenar y...

Presidente de SERVIR: “Los derechos fundamentales laborales de los servidores públicos deben cumplirse”

“Los derechos fundamentales de los trabajadores, tanto en el sector público como en el privado, son inherentes a la condición humana y...

Todos juntos por un Perú sin trabajo infantil

Cientos de alumnos de la Institución Educativa Emblemática Ricardo Bentín, del Rímac, participaron en el Festival: ¡Perú Sin Trabajo Infantil!, organizado por...